INICIO

jueves, 28 de julio de 2016

ConvénZeme, con Z de Zweig.

ConvénZeme, con Z de Zweig. Un título con esa aclaración supone una subida de cejas en posición de atención. Los lectores apasionados no pueden dejar pasar sin más un nombre así.

A principios de junio recibí un correo electrónico de Ada Ripollés desde La Fábrica de la Tele. Me hablaba del nuevo programa sobre libros que estaban a punto de empezar a grabar con Mercedes Milà. Su mensaje decía: queremos contar contigo. Una, que no es que se infravalore, pero que a veces no se da cuenta del todo de los acontecimientos, no entendió el por qué yo. Argumentaban que habían llegado a mi blog y les había gustado. Por consiguiente me querían ahí.

Debía buscar un libro que SÍ recomendar a Mercedes y otro que NO. Ya me veis a mí repasando estantes y títulos. Pero pronto volvieron a ponerse en contacto conmigo. Queremos libros distintos, que sorprendan, que no todo sea novela. Queremos que vengas a hablar del Kakebo. Supongo que ahora mismo hay ojos muy abiertos en caras de sorpresa. Sí, me querían para convencer a Milà sobre el uso del libro japonés. ¡Qué locura!

Se adaptaron a mis fechas. Coincidiendo las primeras grabaciones con el final de curso y la selectividad, me esperaron. Fui a grabar el pasado 8 de julio a su librería de Barcelona. Un lugar con un encanto especial. Acogedora, con espacio para hacer un café, leer tranquilamente, con una decoración bonita y una luz perfecta. Libros top ventas mezclados con los más curiosos y desconocidos. La librería + Bernat en la calle Buenos Aires 6-8 de Barcelona. Anotadla.

Allí me esperaba el equipo de grabación junto a Mercedes. Uno tras otro habían pasado lectores anónimos con sus propuestas para ella. Y aparecí yo con mis Kakebo, sin nada preparado pero dispuesta a convencerla. Poco más os quiero contar sobre lo que grabamos. Se emitirá en septiembre en el canal Be Mad de Telecinco. Solo deciros que fue una experiencia súper enriquecedora, que Mercedes es absolutamente accesible y natural y que Ada lo puso todo muy muy muy fácil. Convirtieron ese día en inolvidable. Gracias Ada por contar conmigo. Sí, soy facilona ¿para qué nos vamos a engañar?

Podéis seguir el twitter del programa y seguro que nos mantendrán informados de los días de emisión.

Si alguien tiene curiosidad por detalles técnicos de grabación que pregunte y yo respondo. Los intríngulis de plató y el detrás de las cámaras han quedado para siempre en mi memoria. Como todo lo vivido, añadiendo páginas a mi diario de vida.

lunes, 18 de julio de 2016

Revista Màrius

Trabajar en equipo supone, para no arañar ni morder, que exista la complicidad, la paciencia y la magia de la tolerancia. Solo así se consigue el resultado soñado. Solo así y con esa chispa se construye el castillo imaginado. Todo eso ha hecho posible que el equipo Beni-Xavi-Esther saque a la luz la revista Màrius. Todo eso.

Segundo año consecutivo con el reto de sacar adelante la revista de un centro de secundaria con 1000 alumnos y más de 80 profesores. Con cientos de exalumnos y de personas vinculadas a él. Con actividades constantes y tantas y tantas historias por contar. Ese es el máximo objetivo de la revista: guardar historias.

El primer año al frente fue una prueba, un reto que se nos puso ante los ojos y que logramos victoriosos, pero exigentes. El segundo, este, fue distinto. Personas ambiciosas como nosotros, equipo perfeccionista y quisquilloso el nuestro, tenía un nuevo objetivo. En septiembre empezó la carrera para edificar nuestro sueño: la renovada revista Màrius. Dejando atrás la anterior, nos propusimos que esta no quedara en el olvido. Que se convirtiera en un recuerdo para siempre, en algo especial. ¿No son para eso las revistas de instituto? Para remirarlas con el paso de los años y recordar. Para poner la piel de gallina releyendo textos o mirando fotos de antaño. ¿Quién no guarda la revista donde aparecía cuando estudiaba y la mira nostálgico cada mil años? Nostálgicos, aquí estamos.
Sí, sabemos que tan solo es una revista de instituto. Por ello y tras las dificultades en el camino admiramos aún más a los editores profesionales. Por la constancia, la paciencia, el esfuerzo, las horas, las noches en vilo, los cambios, los cambios, los cambios y las dudas. Benditas y malditas dudas. No ha sido un viaje fácil: elegir artículos, fotografías, secciones, colaboraciones, correcciones… Nada fácil. Pero el equipo vale oro y con eso todo sale. Al frente de la publicación dos cómplices en la lucha y un tercero cargadito de paciencia en la edición y maquetación, what else? Nothing more. ¿Qué podía salir mal?

Ha sido una revista de retos profesionales y personales. Relatos, poemas e ilustraciones del propio equipo. Colaboraciones mágicas de la mano de Josep Maria Nogueras, Anna Sàez, Álvaro Tato, Elena Medel, Luis García Montero… y tantos otros que dejo en el tintero para que paséis las páginas y descubráis vosotros mismos.

Ilustraciones: Xavi Riba.
En catalán en su mayoría, excepto nuestro apartado de Versos Ejemplares sin el que una servidora no hubiera descansado tranquila. Con fotografías espectaculares de nuestros alumnos del bachillerato artístico, con textos de profesores y alumnos actuales y antiguos.

Terminamos agotados después del parto. Cuando sale a la luz y está en manos de tantas personas implicadas. Exhaustos y felices con las páginas en el regazo, orgullosos. Anotando ya los errores y los cambios para el próximo curso. Empieza el verano con la nueva lista hecha, artículos siguientes en mente, mejoras en marcha. Cabecitas inquietas las nuestras.
Este año he querido presentaros a “la niña” y os dejo aquí su edición digital para que la hojeéis y critiquéis. Toda crítica constructiva será bienvenida. Y en septiembre empezaremos de nuevo a recopilar los recuerdos de tantos alumnos, profesores y visitas; para que en mayo recojan la cesta llena de todo lo vivido durante el curso. El tiempo no duerme que dice Karmelo C. Iribarren.

Gracias, antes de irme, a todos los que han hecho posible que no nos volvamos locos en este vuelo. Ya sabéis quienes sois. Sin vosotros imposible. Gràcies.  

martes, 12 de julio de 2016

De cumpleaños con Mareíto ♥

Cuatro años ya de Atelier. Aunque lleve unos meses sin la actividad frenética habitual, aunque haya incorporado mucho más que labor a su existencia, sigue ahí. Y como sigue ahí y ya sabéis mi delirio por celebrar fechas y hacer regalos, este año no iba a ser menos.

Este cuarto aniversario merecía un regalo aún mayor, en conjunción con una maga y haciéndoos trabajar. ¡Este sí que será un cumpleaños!

Mi Mar y yo nos pusimos a darle a estas cabecitas locas que nos sostienen. El regalo de este año será una preciosa cartera de la colección Origami Primavera-Verano 2016 de Mareito. Sé que no os podréis resistir. Porque cada vez son mejores, con diseños más bonitos, con materiales de mayor calidad y con una costura que quita en sentío.
Para participar os vamos a pedir que seáis creativ@s.
  1. En honor a la colección Mareíto os pedimos que creéis un ORIGAMI. El mejor origami de vuestra vida.
  2. Que nos enviéis una foto donde salgáis con vuestra creación, para certificar que sois las genias creadoras. Enviad a atelierobi@gmail.com
  3. Subid la foto a las redes sociales: Facebook, twitter, instagram con el hashtag #quierounmareitoatelier
  4. Dejad un comentario aquí mismo conforme habéis completado el proceso.
  5. Tenéis hasta el sábado 23 de julio.
La comisión formada por Mar-Mareíto y Esther-Atelier escogerán los origamis más fabulosos y seréis vosotros quienes votaréis el ganador en la fase final durante la semana del 25 de julio, sí sí!!!!
Pasarán a la fase final los mejores origamis, las fotos más divertidas, las que hagáis magia para ganar el Mareíto. Solo así creemos que funciona todo, ¡con magia!
Os esperamos ;)
Fotazas de Mar con la magnífica Pelogruesoul.  
¡Poneos con el papel, ya mismo!
Tan solo participantes que residan en territorio español, lo sentimos mucho. 

martes, 21 de junio de 2016

Nuestras reliquias

A menudo nos repetimos que las cosas solo son cosas. Y lo hacemos, como un mantra, para hacernos fuertes y ser capaces de desprendernos de ellas. Para hacer sitio, para que entren otras nuevas en su lugar, para volver a empezar… para eso también hay gente que se desprende de las cosas.

Los que me conocen lo saben, los que no ya os lo digo ahora: soy apegada. Y mi apego va de las cosas, a las personas, a las palabras y hasta al color del cielo en el que la vida se acontece. Soy así. Por ello mismo, recopilo muestras que hablan de mi pasado y del pasado de los míos.

Hace unas semanas Amaia, nos hablaba de sus 5 cosas y me vino a la mente este post. Recordar alguno de mis tesoros y compartirlo con vosotros. Narraros un poco su historia y que podáis imaginarlo y ponerlo en contexto.

Las reliquias nos sitúan en otras escenas, provienen de momentos en que ni tan solo había pensamientos de existir, nos ayudan a formar recuerdos y a indagar un poco más en ese árbol genealógico nuestro.

De niña muchas tardes merendaba pan tostado con mantequilla. Simplezas, para mí grandes delicias, que preparaban mis abuelos paternos, previas a toda una tarde a su vera. Recuerdo sentarme atenta ante el reloj de pared. Absorta mirando su péndulo con el plato de mi merienda en las rodillas. Ahí aprendí la dinámica de las horas. Con sus cuartos, su tic tac y la cantinela de sus horas en punto. Ahí me enamoré de ese sonido y desde entonces SIEMPRE he tenido en mi cuarto un reloj que hiciera tic tac. Siempre he necesitado esa música para relajarme y así poder dormir. Herencias.

Durante mis meriendas mi padrí cenaba en la mesa de la cocina. Cenaba casi a la hora de mi pan con mantequilla. Su pan con queso, queso del Pirineo catalán, siempre siempre. Todos atentos a las horas que nos brindaba la gran reliquia familiar paterna. El reloj. Este fue puesto en las herencias desde el primer momento a nombre de mi padre. Tanto a él como a mí nos fascinaba ese inmenso artilugio de bronce. Ese reloj que bajó de las montañas pallaresas y que lleva en nuestra familia cuatro generaciones. Sí, como leéis. Lo heredé yo en vida, ya es mío. Y aunque en estos momentos no tengo espacio para oírlo sonar, sé que algún día volverá a darme las horas y a traerme el olor de ese pan tostado mientras Modesto anunciaba los cuartos.

Esos son los vestigios que nos definen, los que escriben nuestra historia en base a esos recuerdos, a esas fotografías de nuestros abuelos a la mesa, ese olor del pan, ese sonar las cinco de la tarde. Esa necesidad más de treinta años después de escuchar el péndulo y volver al valle de dónde vino. Tesoros con más de un siglo en mis manos. Tesoros que han unido a un padre y una hija por un mismo amor. Amor a una música procedente de un legado familiar.

Igual que el reloj; la boina de mi abuelo materno, mi pastor, o el libro de canciones del colegio de mi padre o las sábanas bordadas por mi madre aun siendo una niña. Todo ello permanece conmigo. Los hay que dirán que tengo un Diógenes creciente, los que creerán que debo tratarme este apego desmesurado… Yo solo sé que son las trazas de mis ancestros que me hablan de dónde vengo.

¿Os llega ese tic tac? ¿Y el olor del pan? Buscad entre les vuestros y guardad algún trocito de historia. Tal vez los que vengan detrás también quieran saber… 

lunes, 13 de junio de 2016

Versos Bordados III

Bordar versos calma todas las mareas. Esta frase os la escribí hace justamente una semana. Es cierto. Totalmente. Como ya os dije en su día es todo un proceso que me reconforta soberanamente.

Decidir el verso, el hilo, la puntada. Releer, revivir. Esta es una edición muy especial de los Versos Bordados. Dedicada a aquellos poetas que han participado o lo harán en nuestra revista. Y es que hace un par de años que codirijo la revista de nuestro instituto. Prometo presentárosla en unos días.
Llegado, por fin,  el momento de tenerla en mis manos decidí que debía recompensar a “mis poetas” por su predisposición, su dulzura y su generosidad. Pensé que junto a la revista qué menos que enviar uno de sus versos bordados. Como recuerdo, como muestra de gratitud.

Así en esta tercera edición tenemos a Luis García Montero, Álvaro Tato , Elena Medel y Josep María Nogueras; que tan bonitamente se han prestado a mis deseos editoriales. Y tenemos a Ben Clark, mi querido Ben, que forma parte del futuro de la revista. Atrevida yo, dichosa yo de que tenga la revista en sus manos.


Todo versos fotografiados y bordados por mí, menos uno. El de Josep María Nogueras que es una foto suya. Una foto maravillosa de un campo en el que comparten espacio y cielo margaritas y amapolas. Me prendé de ella. Busqué uno de sus versos inéditos y le bordé su principio. A la espera de su publicación. 


La lenta luz, el amor y este saberse eterno bajo el sol nuestro de la mañana.” 
(‘Cielo claro. Apuntes’). Josep Maria Nogueras.

Junto a mis poetas agradecí, hilo en mano, a mi asesora particular. Mi nueva luz, mi abre puertas, mi animadora de habitaciones oscuras. Anna Sàez está ahí, al amparo de la desilusión y con el teclado cargado de recuerdos y de buenos amigos. Siempre que identifico a alguien especial: abro el costurero, saco el dedal y aseguro la puntada. Para Anna, mi escritora, bordé a Mosquis. Para que ella y Sara lo tuvieran bordado y les llegara también mi gratitud. Gràcies, bonica!
Bordar papel es otro mundo y esta vez me aventuré con el hilo metalizado de Anchor. ¡Qué Odisea! Son unos hilos dorados, plateados, relucientes, preciosos. Preciosos pero difíciles de manejar con la aguja en el papel. No son aptos para puntos demasiado cortos ni para cadenas ni ondulaciones. Se rasga el metálico y no hay manera. Era la primera vez. De todo aprende una.

Estrenaba también mi nueva impresora para fotos. Exclusiva para mis versos bordados. Ahora cada verso que enamore a mis hilos podrá ser impreso en un suspiro y atacado por mi aguja. ¡Todo un lujo! Se trata de una Selphy de Canon, que aunque sea una maravilla que funciona por wifi perfectamente, tan solo tiene el problema de la medida del papel. Este no se ajusta a la medida habitual de mis fotos, por lo que hay que retocar. Nada sin solución.
Fotos hechas entre libros, entre algunos de sus libros. Y es que como he empezado el post lo termino. Bordar versos calma mil mareas. Creedme. Leerlos, interiorizarlos, apropiarse de ellos, dejarlos reposar… y finalmente darles vida con el hilo. Acariciarlos con la aguja como hicieron los poetas en su día con la tinta.

Gracias, mis poetas, Luis, Álvaro, Elena, Ben, Josep María, Anna. Estos versos abandonan el barco y navegan hacia vuestros puertos. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips