Páginas

jueves, 28 de agosto de 2014

Vacaciones de verano

Vacaciones de verano para mí, 
caminando por la arena junto a ti. 
Vacaciones de verano para mí. 
Hoy mi vida comienza a despertar, 
hoy se ha abierto la puerta sin llamar, 
hoy te tengo a mi lado y soy feliz. 



Si, si a ritmo de Fórmula V recuerdo mis vacaciones. Después del concierto más caro de la historia, tuvimos que replantear nuestro verano. Decidimos que la costa brava era un buen destino para disfrutar de nosotros y relajar nuestras mentes. ¡Acertado totalmente!

Empezamos el viaje en Girona. Magnífica ciudad regada por los ríos Onyar y Ter y con un callo judío en su casco viejo alucinante. Visitamos toda la zona antigua, los baños árabes, sus pequeñas calles y paseamos por su muralla carolingia del S.IX como si nos transportara siglos atrás. Sería interminable si pusiera fotos de todo lo que os cuento, la verdad es que en tan sólo 4 días hicimos más de 400, hoy sólo os dejo menos de una decena ;) ¡Hay que vivirlo!
Nos alojamos en el Hotel Duran de Figueres, desde el que hicimos toda nuestra ruta. Totalmente recomendable, a él llegan visitas guiadas para visitarlo ya que Dalí acostumbraba a comer y cenar en su restaurante. Figueres, si, huele a Dalí, sueñas con él con sólo pisar la ciudad. Aquí tenéis una enamorada del genio desde muy niña, me fascina su pasión, su locura, su genialidad para plasmar sus sentimientos, ¡viva su excentricismo! La ciudad está plagada de sus pasos, dónde comía, dónde nació, dónde vivió... Su museo-teatro es fascinante y siempre está rodeado de cámaras que no quieren perderse su originalidad. ¡Fue el mejor sitio donde despertar cada día en nuestras vacaciones! 
Cadaqués era la visita obligada. De los pueblos costeros más bonitos de nuestras costas, dicen y tienen razón. Es precioso, bien cuidado y con un encanto particular. Encontramos una colonia de gatitos cuidados por una señora francesa, justo en medio del pueblo, ¡que bonitos! Paseamos por sus calles blancas hasta que llegamos al mar, ¡que maravilla! El tiempo no nos acompañó nada y no pudimos disfrutar de un bañito, pero comimos una paella con las mejores vistas del universo. 


A pocos kilómetros se encuentra Portlligat dónde se puede admirar la Casa de Dalí y Gala. Como fue un viaje bastante improvisado no reservamos nuestra visita a la casa, así que nos queda pendiente volver para verla. ¡Volveremos! Es un mini pueblo repleto de barquitas y con una brutal casa llena de huevos en su tejado ¡Era un genio, ya lo he dicho! Si decidís ir, no olvidéis reservar, seguro que merece la pena. 
Y de esta idílica postal nos adentramos en las carreteras de curvas y subimos y subimos la sierra de Verdera hasta el cielo donde está el Monasterio de San Pere de Rodes. ¡De alucine! Creedme. Debes dejar el coche a una distancia considerable del monasterio y acceder a él a pie. Tras pasar por la taquilla te transportas al siglo IX en un momento. La verdad es que está muy bien conservado y, aunque no se tienen muchos datos, puedes imaginar la vida de los monjes y disfrutar de la visita. Es imprescindible acercarse porque además a medida que subes la sierra lo ves ahí, arriba, majestuoso.
El último día quisimos dedicar la mañana a la magia medieval de Besalú. Esta vez el tiempo si que hizo de las suyas y nos cayó el diluvio universal en pleno agosto. Pero valió la pena el rato que nos respetó para que viéramos su casco viejo y su puente románico del sigo XI. Nos faltaron por visitar sus baños judíos y sus iglesias, pero también nos hemos prometido volver. ¡Es una maravilla! 
Visitado Besalú tuvimos la la gran idea de comer con Judit en Andorra... Leeis bien, ¡Besalú-Andorra! quiere decir que subimos un buen puerto de montaña, con más curvas de las que habíamos hecho jamás en la vida. Pero tras casi tres horas de viaje agotador disfrutamos de la mejor compañía y pudimos ver mi ansiada noria
Tras cuatro días intensos de descubrimientos bonitos y de mucho coche, hemos querido inmortalizar la ruta y compartirla con vosotros.

Espero que os haya gustado y que os anotéis en la agenda visitar el Alt Empordà. Con esto decimos adiós a las vacaciones y Welcome Septiembre. El año nuevo ya está aquí. 

lunes, 25 de agosto de 2014

Pingüinos ¿con o sin jersey?

Con el final del invierno llegó la llamada de Penguin Foundation para tejer jerséis a los pingüinos. La contaminación petrolífera hace que ese aceite se les quede pegado al cuerpo y para evitar que se lleven a la boca ese vertido y mantener a la vez su temperatura corporal, pidieron a las tejedoras del mundo que colaboráramos tejiéndoles un pequeño jersey. 

Enseguida me puse a ello, no lo dudé. Siempre he sentido pasión por los pingüinos, me fascina verlos nadar, observarlos en sus movimientos. Así que, como lo ponían hiper fácil y daban las medidas y patrón tanto a punto como a ganchillo, ¡me puse manos a la obra!

Decidí tejer a dos agujas con restos que me quedaban de lana merina,. En un plis lo tuve hecho,  localicé uno de mis peluches-pingüino y esperé a mis días de playa del verano para el reportaje. 
Como veis, he esperado meses y meses para mostraros mi aportación a la causa. Esta semana, aprovechando nuestra visita a Cadaqués, mi pingu se vino conmigo y le hice la sesión de fotos. 
Alucinante cómo se quedó la gente mirando a la loca del pingüino con jersey de lana, hasta una chica francesa se acercó a mí y me pidió permiso para sacarle unas fotos ;) 
Pero... y siempre hay un pero. He indagado bastante sobre el tema y artículos como éste me hacen reflexionar y tal vez este traje se quede con mi pigüino para siempre. Resulta que han realizado estudios que afirman que entre los que llevan jersey y los que no, los segundos son los que han conseguido ser en mayor medida rescatados. Por lo tanto, no está claro que les favorezca del todo el uso de la lana. Por otro lado, el hecho de llevar un jersey ajeno a sus plumas y a parte de su cuerpo, les provoca un estrés considerable que les afectaría en su supervivencia. 

También he leído la decisión de la Penguin Foundation de que los jerseis serán vendidos en peluches como el mío y el dinero recaudado se utilitzará para la limpieza de las aguas de esos deshechos petrolíferos. Podría ser una buena salida para tod@s los que hemos tejido para ellos. 

Así es que, mi jersey se queda aquí parado. ¿Qué creéis: les hace bien o todo lo contrario? ¿Habíais tejido y se queda en casa o habéis enviado? ¡Contadme! 

A mí me hizo ilusión tejerlo y enseñaros ahora las fotos, pero no lo tengo nada claro. Seguiré investigando. ¡Qué dilema!

lunes, 11 de agosto de 2014

¡Pies bordados!

¡Viva el verano! No sé cuántas veces habré dicho esto desde el 2 de julio, pero me encanta repetírmelo. Siguen los momentos difíciles que no se van ni con el calor ni con los días de fiesta, pero tenemos horas y horas para series, labores nuevas y para mirar a Obi largo y tendido. 

Después del búho de Paola, y mientras avanza mi primer jersey, tenía urgencia de volver a bordar. Quería que fuera algo diferente y tenía ganas de usar ya mis hilos de tapicería que tantos años hace que esperan. Y como el verano también tiene lo de "ordenar y ordenar sin parar", aparecieron unas alpargatas nuevas en un color lavanda maravilloso y mi mente hizo "click". (Hay muchas fotos ¡AVISO!)

Preparado el material y escogidos los hilos, no fue idea mía 100%, ¡no, no! Me vino a la mente un tutorial de Núria de Nus & Fils. Hace pocos días nos mostró cómo había bordado una camiseta. 
Me encantó el toque de sencillez y de ahí el diseño de mis alpargatas. Primero dibujé lo que quería bordar y luego ¡manos a la obra! 
Las V en lila. Las líneas en verde. 


¡E voilà! Estoy encantada con ellas. 
Ya veis que es súper sencillo, pero atención a: 

- Las alpargatas son de tela gruesa por lo que tenéis que buscar hilo de tapiz, bien grueso. 
- Por eso mismo, bordaréis con aguja lanera, por muy raro que parezca. 
- La tela de alpargata es de rejilla por lo que tenéis dos opciones para ir rectas en vuestro dibujo: o hilvanar un hilo siguiendo una línea recta por la que bordaréis, o hacerlo a ojo (como yo) y seguir una misma línea de agujeritos del tejido. 
- En caso de equivocaros y tener que desbordar, tranquil@s porque podéis hacerlo fácilmente. Los agujeros desaparecerán peinando un poco la tela. Entonces podéis volver a empezar. 
- Es dífícil que queden exactamente las dos iguales, pensad que es artesanal y DIY ¡será precioso igual!


Ya veis, estoy muy contenta con el resultado y el verano aún me da tregua para seguir probando cosas nuevas ¡adelante! 

jueves, 7 de agosto de 2014

1000km de vuelo

He perdido la cuenta de los años que hace que se inició la Guerrilla del Gilda. Me parece que ya van para cuatro. Qué honor haber estado desde el principio, ponerle nombre y conocer a decenas de Gildas desde el día uno. 

Muchas de ellas ya no están, algunas siguen tejiendo y otras no han vuelto a tocar la lana. Algunas permanecen al pie de cañón y otras lo hacen en la distancia, porque la vida les ha hecho cambiar de ciudad y de ritmo y de grupo lanero, pero siguen queriéndonos. 

Olga se fue y cuando lo hizo quise que se llevara un trocito de mí, que no olvidara nunca que era una Gilda. Y Paola también se fue, ¡Y Estepona está muy lejos! Ella también es una de esas guerrilleras que tejen en la distancia, enviamos lana y recibimos tejidos maravillosos para todas nuestras acciones. 

En este envío de lana he querido agradecer a Paola que siga al pie de cañón, aunque nos separen más de 1000km ella sigue siendo una Gilda. 

Le encantan los búhos y como en cada cosa que hago deseo probar algo nuevo, esta vez probé a tejer el punto cocodrilo, al qué tantas ganas tenía. Así que le tejí un cubre-tazas-búho. 
No hay patrón, como muchas veces: ensayo-error y fui haciendo sobre la marcha. Me encantó el resultado, amoroso y llamativo. Para aguantar las bebidas calientes y endulzar las frías. 
Me costó entender el punto pero creo que lo repetiré, aunque gaste mucha lana, para toques puntuales me parece súper original. Además, mezclé diferentes texturas de hilo con esas puntas que todas tenemos. 
Espero que le gustara y que no olvide nunca que siempre será una Gilda y que estará en nuestros corazones ♥ ¡Que vivan las Gildas descarriadas! ¡Que vivan! 

lunes, 4 de agosto de 2014

Las aventuras de julio

El verano está cargado de sin rutinas. Tras la aventura de Londres, y entre labor y labor, nos decidimos a pasar un fin de semana de infarto en Sort
De infarto para mí, porque decidimos lanzarnos a por el rafting. No soy una persona aventurera, ni arriesgada, ni valiente ¡no! Pero por eso mismo decidí que quería hacerlo, para ser yo la que venciera al miedo, para que no fuera él el que me dejara paralizada una vez más. 
Y ahí estaba yo neopreno enfundado, chaleco y casco a punto. El paisaje río abajo, 18km de Noguera Pallaresa, es incomparable. ¡No hay que ir muy lejos para estar en el paraíso! 
Las fotos son del equipo de Rafting Rubber River Sort nos hicieron un gran reportaje de nuestra experiencia. Nuestro monitor estuvo atento de nosotros en todo momento, y aunque pasé más miedo del que pueda recordar haber vivido, valió la pena el descenso. 

Sentir la fuerza del agua contra mi remo, la coordinación (eso si que fue un reto), los rápidos en los que me veía bajo el agua en 3, 2, 1... y el brutal descenso de la presa ¡eso si que fue alucinante! 

Totalmente recomendable hacerlo con ellos si os lo estais pensando. Profesionales, atentos y expertos. No sé si repetiré, pero no lo olvidaré jamás. 

Las labores siguen su curso, aunque no os enseñe nada terminado, es lo que tiene el verano que no puedes ver a nadie para hacer las entregas ;) Mientras, seguiremos disfrutando de las vacaciones con la labor siempre a cuestas ¡prometido!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips