Páginas

lunes, 22 de septiembre de 2014

Triton Socks

¡Calcetines para todos! Pues si, esto es un no parar de calcetar. Acabados los verde-cascada de Jordi me aventuré a probar los calados en otros calcetines, esta vez para mi madre-socia. 

Volví a repetir con la misma lana, Big Fabel de Drops y es que es tan fácil y tan rápido tejer calcetines con ella, ¡que no haría otra cosa! Pedíria todos los colores de la gama y tejería calcetines para todos, ¡prometido! 
Me decidí por los Triton Socks de Laura Sparling, pero al ser en lana tan gordita el calado no se aprecia tanto, aunque para mí ha sido un subidón saber hacerlo y verlo ahora tejido. Como en los calcetines anteriores, he seguido el procedimiento de los cursos Wasel Wasel y tan sólo he adaptado de este patrón la serie a repetir para las espigas.
 


Les quise dar un toque diferente. El color en si ya era atrayente por sus claro-oscuros pero quise acabar la punta con un toque de marrón... Como si hubiera untado los pies en café con leche, es una tontería, pero les da una calidez que me encanta una vez terminados. 
Ya tengo el siguiente patrón y su lana escogidos, pero ha surgido un proyecto-secreto que me tendrá ocupada unas semanas, así que tal vez tengan que esperar. Quién sabe si podré no tejerlos... quién sabe.

*Editado: Este post estaba preparado para la semana pasada, pero la vida nos tenía preparada una salvajada y un adiós muy duro y muy grande. Mi tía tejió toda su vida calcetines para el tío Joaquín, con lana pura que aún guardaban de cuando él era pastor de ovejas, hace 40 años. Calcetines calientes y cariñosos que él llevaba para trabajar el duro invierno del campo entre viñedos. Ahora, sin él, seguiremos tejiendo calcetines siempre con él en el recuerdo, dedicándole cada pasada de lana. Te queremos.

lunes, 15 de septiembre de 2014

¡La vuelta al cole!

El nuevo curso está aquí. Este verano quise volver a resucitar la nueva máquina, que aún sigue en su caja, para ver si conseguía hacerme un estuche bien grande para las clases. Así que una tarde nos pusimos las dos, mi madre es mi maestra costurera. Elegimos la tela de fuera y la del forro e hicimos patrones con folios, tanto para los lados como para la base.
La tela fue una maravilla que compré en Creativa, no recuerdo en cual porque siempre que voy a la feria vuelvo cargada con un montón de telas molonas, que siguen esperándome la mayoría. Una vez elegidas y cortadas todas las piezas a la medida de los patrones en papel, lo colocamos todo del lado que tocaba para coser correctamente. Previamente pusimos alfileres para no perder el norte.
Hilvanamos antes de hacer el doble para poner la cremallera, fuera los hilitos futuros de la tela. Y cosimos la misma a mano, bueno, mi madre cosió la misma a mano. No nos dio tiempo el mismo día, ya que hicimos dos estuches (¡el otro para ella!), así que se lo llevó a casa y cuando me despisté ya tenía la cremallera cosida perfectísima!!!
Me encanta el resultado. Es un estuche grande como a mí me gusta, para no perder jamás las llaves porque me caben dentro. Además, comprobé que aunque no pueda coser a ritmo muy lento, no se me da tan mal, así que habrá que volver a probar. 
Contenta por poder estrenar en el primer día de curso y feliz por dar uso a mis telitas bonitas... ¡Que siga la costura, que siga! 

miércoles, 10 de septiembre de 2014

El cielo para Genís

Cuando era pequeña dormía siempre con una pequeña almohada-cojín bien cogida con mis manitas, nada de muñecos ni de peluches, sino un pequeño cojín. No recuerdo su primera funda, pero si cuando mi madre le hizo una con su largo camisón azul, mi preferido. Quedó un cojín con una funda a rayas azules y blancas y dos grandes cerezas en el centro. ¡Me encantaba! 

Cuando nació Genís, pensé que nunca había hecho un cojín como el mío para ningún bebé y que tal vez, sería un regalo perfecto. Lorena, su mamá, fue al colegio conmigo. Éramos muy pequeñas y aún recuerdo como cada mañana pasaba a recogerla por la casa de sus abuelos. Recuerdo el porche blanco, el sol de la mañana y el colegio al final de la calle. ¡Para Genís tenía que ser algo especial! 

Tenía ganas de tejer una nube hacía tiempo, así que escogí la de Gallimelmas e Imaginancias, pero sin piernas ni brazos, y sin la cara de enfado. Tiene el patrón súper bien explicado en su blog, así que lo seguí paso a paso.
Le tejí unos mofletes bien rosas, unos ojitos dormidos y una sonrisa feliz. 
Escogí una vez más la calidad ECO de Lanas Stop para tejer la nube y SUR para los detalles de la cara. Así quedó súper esponjosa.

Espero que Genís, cuando sea mayor, recuerde con cariño cómo dormía con su pequeña nube y la guarde siempre como yo he hecho con mi cojín-cereza.  

viernes, 5 de septiembre de 2014

Salt Water House Socks

Este agosto hemos tejido ya preparando el invierno. Jordi pidió unos calcetines de nuevo y ¡sus deseos son órdenes! Me encanta tejer calcetines y a él le encanta verme tejerlos y enfundárselos en sus pies cada pocas pasadas. Entonces, ¿cómo vamos ambos a negarnos ese placer?

Quería probar cosas nuevas, preparando ya mi participación en los próximos Swapetines. Si, si, ya pienso en ellos. Así que me adentré en Ravelry y escogí un patrón facilito pero diferente a los que había tejido. Se trata del Salt Water House Socks de Chrsitine Mills. Del patrón tan sólo he adaptado la serie de cuatro pasadas para el dibujo de la cascada, ¡súper fácil, pero resultón!
La lana escogida fue una vez más Big Fabel de Drops, comprada a medias a Llanes de Colors y a  Miss Entretelas. ¡Mis laneras favoritas! Es una lana muy gordita, para tejer calcetines un pelín bastos de tan gruesos, no aptos para botas finas, pero excelentes para mirar la tele en el sofá. Los siguientes se los haré en lana más fina, ¡decidido! 
Tejer calcetines significa pasar las horas con mis cinco agujas y Wasel Wasel. Es un curso súper recomendable, al que puedes recurrir el resto de tu vida. Todo hay que decir que cada vez menos, una ya se hace amiga de talones y disminuciones; pero todavía tengo que escuchar a Gemma cada vez que me enfrento al remallado. Pero... ¡me encanta escucharla! 
Jordi ya tiene dos pares a punto para los primeros fríos... y yo ya busco nuevo patrón porque tengo lana para calcetines para aburrir. ¿Os animáis con ellos? Pronto verá la luz la plataforma de cursos de Wasel Wasel, no lo dudéis ¡no os arrepentiréis!


lunes, 1 de septiembre de 2014

Welcome September

Macetero tejido con trapillo Sacocharte.
¡Qué verano más raro! Por fin empieza el curso y es un nuevo año para mí. No quería que se acabara el verano, quería que durara una eternidad para vivir cosas bonitas, hacer labor sin parar y acabar de visitar a todos los amigos que me dejo en el tintero, pero nada es para siempre.

Día 1 de mi nuevo año. Como os dije una vez el año empieza tres veces para mí: el 1 de enero como todo el mundo, el día de mi cumpleaños y el 1 de septiembre. Este mes que empezamos es sinónimo de cosas nuevas más que ningún otro comienzo, ganas de aprender, de estrenar cosas, de aprovechar la vitalidad que nos deja en el cuerpo el verano. Si, eso es, ganas, GANAS de comernos el mundo. ¡Ojalá no se vayan! 

Los propósitos del nuevo curso son distintos al resto, son propósitos con cara de invierno y con mantas y tés y labores, eso nunca debe faltar. 

Este nuevo curso desearía: 
- Repetir igual que el pasado e ir almenos un día a la semana a la piscina. No olvidar que siendo pez es cuando mejor me siento. 
- Que el despertador no suene más de dos veces. Este es mi mayor reto, ser capaz de no morir cada vez que hay que levantarse. Aquí marmota number 1. 
- No llegar tarde a trabajar, es imperdonable. Cuando era joven llegaba a los sitios media hora antes y siempre esperaba... Ahora siempre llego tarde. 
- Beber más agua, llevar botella a las clases. Mi salud lo agradecerá. 
- Disfrutar como siempre de cada clase, de cada curso, de cada alumno, de cada descubrimiento. Y ser más fuerte ante los casos duros que siempre llegan. 
- Aprender labores nuevas que me ayuden a superar la oscuridad del invierno y las largas horas de trabajo. 

Disfrutar al máximo de todo, de cada segundo, porque pasa y ya no vuelve. Y estoy segura que los meses que están por venir serán mejores, serán buenos, para mí y los que quiero. ¡Feliz año nuevo! 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips