INICIO

lunes, 31 de agosto de 2015

Vuelta a la rutina

Nuestra escapada valenciana ha hecho un poquito más intensas las vacaciones. La compañía era inmejorable y además la visita de la mano de un autóctono siempre es más auténtica. Hemos disfrutado de la ciudad, de la albufera, de las calas secretas... Una desconexión breve pero intensa. Además, siempre que salimos al mundo los cuatro juntos volvemos con historias para no olvidar jamás.
Los que me seguís en instagram ya sabréis cómo hemos disfrutado. Cámara en mano siempre y capturando todo aquello que las retinas han memorizado, pero que he deseado que la tecnología retuviera también para mí. Variedad de paisajes, de colores, de olores, de recuerdos... ¡postales para siempre!
Tras el viaje, y con la llegada de septiembre, empieza un nuevo año. Después de un verano cargado de labor, de mucha lectura, de escapadas, de amigos, de cuidar gatitos… llega un nuevo curso y con él la rutina. Rutina que sabéis que me agrada y que me es necesaria, que me centra y me organiza. No os diré que ha sido un verano loco, también lo he tenido organizado, tal como es una. Pero septiembre indica un “volver a empezar” como el 1 de enero el año nuevo, o el 1 de mayo la nueva edad. Es otra manera de iniciarse, de brindar por lo que llega, de apostar por superarse, siempre.

La siguiente foto refleja bien el hecho de la rutina, del control… la simetría pura. Un edificio cercano a la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia que me fascinó. Le hice mil fotos. ¡Refleja tanta exactitud! Nada al azar. Aunque este nuevo curso, prometo no contar tanto, no controlar demasiado, no planificar en exceso, dejar fluir, dejarme llevar, despeinarme…

Antes de irme infomaros que estamos de renovación en el blog. En el inicio tendréis 4 pestañas: la del blog, la de "labores" que os dirigirá a los posts laneros, la de "historias" para ir directos a mis plays y la de "lecturas" dónde os colgaré los libros que vaya leyendo. Por eso el cartelito de "reformas". Estamos en ello, gracias por vuestra paciencia.
Feliz curso 2015-16.

miércoles, 26 de agosto de 2015

The world awaits

Las vacaciones llegan a su fin, para la mayoría. Supongo que algunos de vosotros sois como yo, de los que acumulan postales, tickets, entradas, mapas, propagandas… ¿Y luego? Yo hasta ahora tenía una caja que rezaba en distintas etiquetas los destinos y las fechas de nuestros viajes. Hasta que llegó a mis manos The World Awaits.
Ya conocéis mi pasión por los libros de Chronicle Books y que cada vez que compro uno para regalar, cae también para mí. Me gusta pensar que ese “libro especial” para una persona importante de mi vida, llega además con el añadido de que vamos a compartirlo conjuntamente. De que vamos a rellenarlo cada uno con sus historias. Como ya pasó con el My future listography o el One line a day. Ambos en ediciones maravillosas y el último de ellos con mis pensamientos diarios, por lo tanto ¡libro de cabecera total!  

Esta vez llegó el turno del mejor de los amigos que una pueda tener. Porque siempre os he dicho que los hay de paso, de temporadas, que sabes que no los tendrás siempre ahí, eso se sabe… Pero los hay que llegan para quedarse, para estar ahí todos los días y en todas tus historias. Y ése es él. Pues llegó su cumpleaños y ante su pasión viajera pensé que éste era el mejor de los regalos. Sé también que será su mujer, Laura, la que llenará este libro de recuerdos. Pero ¿qué mejor que un regalo compartido?
Se trata de un álbum muy especial. Tiene cinco apartados con clasificadores, sobres para guardar todo el papeleo, páginas preciosas dónde anotar los datos más relevantes, dónde poner las mejores fotos, dónde dejar lo que no debemos olvidar de nuestra ruta. 

Como siempre la edición es magnífica. En formato libreta, con goma para un buen cierre y con ilustraciones en cada una de sus páginas. Es robusto para poder acumular y acumular. Sí, soy de las que lo guardo todo, todo, todo. Y ahora lo tendré más que ordenado. 


No tengo decidido todavía si incluiré el material de alguno de mis viajes anteriores, si lo dejaré para los futuros o si haré alguna composición especial... Ya sabéis, seguiré dándole vueltas, tengo todo el invierno por delante. 
¿Qué os parece el descubrimiento? Pensé que terminadas las vacaciones tal vez os gustaría conocerlo y haceros con él para incluir vuestro viaje 2015. Podéis encontrarlo en Amazon, de vez en cuando aparece en oferta, estad atentos ;) ¡Contadme! 

lunes, 17 de agosto de 2015

Historias de agosto: 3, 2, 1... ¡acción!

Soy de memorizar, de analizar cada palabra que me dicen, de recordar comentarios y mensajes, de anotarlo todo. Lo sabéis, me conocéis y los sabéis. Como me encanta esta sección y cada película que os comparto tiene su qué para mí, porque no son todas las películas que doy al Play las que leéis, no, tan sólo son las que han significado algo para mí. Este mes he decidido tener una libreta de citas de estas películas, porque siempre hay una frase que queda en nuestra memoria, ¡anotémosla!. Empiezo con ellas y como también sabéis que soy de revisionar, las anteriores ya tendrán sus anotaciones en un futuro.

Ahí van las historias de agosto.



Número 1. Alma salvaje.
Wild, EEUU 2014. Basada en la historia real de Cheryl Strayed. Después de una serie de circunstancias duras en su vida decide atravesar los 1600 km del sendero de las Cimas del Pacífico, que atraviesa el desierto de Mojave, y sube hasta la frontera entre los estados de Oregón y Washington, en un intento de encontrarse a sí misma.

Como me pasó con Hacia rutas salvajes, esta peli me dejó fascinada. Todo el mundo tiende a hacer alguna cosa cuando está angustiado, a buscar refugio. A mí durante una temporada me dio por caminar, sin rumbo, pero necesitaba salir a recorrer kilómetros y volver a casa serena. Admiro a Cheryl, por su valentía y aplomo. Yo no sería capaz de recorrer ese desierto, ni esa selva, ni esos parajes nevados, sola con todos esos recuerdos. El miedo va con nosotros, no se queda en el refugio, en nuestra zona de confort, no. El miedo nos sigue. Me parece sorprendente cómo esta chica consiguió superar esos kilómetros de vida. Me encantó porque, igual que en la anterior, va con su diario y sus libros a cuestas y hay mucha literatura durante todo el trayecto. En cada refugio encuentra "el libro del caminante" y deja una cita de algún escritor célebre. Es una película realmente poética, en todos los sentidos. Maravillosa. Por cierto, el libro con la historia real ya está en mi kindle. Como con la otra película, y como todo en esta vida mía, necesito profundizar. Id a por ella, ¡ya!

Número 2. Loreak.
Loreak, España 2014. Tres mujeres, tres vidas alteradas por la aparición misteriosa de ramos de flores en distintos momentos de su presente. Se verán unidas por ellos.

De una sensibilidad desbordante. Acabé con un nudo en el estómago. Emocionada. Por pensar que la vida es tan breve, que el presente es tan fugaz, que no podemos estar escondiéndonos de las personas que aparecen por él, que no podemos dejar pasar los días sin decirles, sin confesarles, sin estar con ellos lo que necesitemos estar… Eso es lo que me hizo vivir Loreak. Ejemplificando con flores el amor, el cariño, el recuerdo… Porque las personas siempre están mientras no se las olvide. Nada más, miradla y emocionaos vosotr@s también. Un planos y una música que no os dejarán indiferentes, unas imágenes fijas que os harán vivir vuelcos en vuestro interior en sus menos de dos horas de duración. ¡Prometido! 

Número 3. Sólo un beso.
Ae Fond Kiss (Just a Kiss), Reino Unido 2004. Casim, un chico escocés de origen pakistaní, y Roisin, irlandesa afincada en Glasgow, se enamoran y deberán luchar ante las dificultades religiosas y culturales que les rodean.

Todavía nos queda tanto por avanzar… Viajas por Europa y parece que las distancias entre diferentes culturas no son tan abismales como eran antes. Pero sí. Es difícil imaginar matrimonios pactados, vidas decididas por otras personas que no seamos nosotros mismos. De eso trata esta película, de la lucha por labrar la propia vida, de lo que se pierde ante las decisiones, de lo que implica escoger un u otro camino… Casim decide y debe vivir con ello. Es una película de valientes, de rotura de normas, de religión, de justicia o injustica, como bien queráis llamarla. Miradla y me contáis. Para mí era la segunda vez, me apetecía verla y he pensado que os gustaría la propuesta.

Número 4. C.R.A.Z.Y 
C.R.A.Z.Y, Canadá 2005. Narra la historia de Zach un chico que vive su infancia y adolescencia entre los 60 y los 80 y el mayor deseo de su vida es no perder el amor de su padre.

Encantada después de ver Alma Salvaje, este mes decidí indagar un poquito más en su director: Jean-Marc Vallée. Así que por ello mismo cayó Crazy en mi dedo para el play. Los directores canadienses también me llaman, supongo que es por su tendencia francesa que al igual que los directores ingleses están en mi punto de mira. Es una película sobre la familia, la dificultad en esas relaciones que nos vienen establecidas y obligadas. El tener que agradar, renunciar por no hacer daño… y como siempre: luchar por acabar siendo uno mismo, aunque no guste a los que más quieres. Con una estética ochentera y una banda sonora excepcional. En cuanto acabe no podréis remediar poneros el Crazy de Patsy Cline sin cesar, ¡avisados estáis!

Está siendo un verano de mucho cine, labor sin parar y libros, libros y más libros. Hay que aprovechar que luego la rutina se lo lleva todo por delante. Dadle al play y contadme. ¡Ya en marcha las historias de septiembre! 

lunes, 10 de agosto de 2015

Los Summer Socks

Mi Pepita Grilla me regaló una madeja de malabrigo dorada por mi cumpleaños. Deseaba que con ella me tejiera unos calcetines para mí, esta vez sí. Y aunque han pasado varios meses hasta llegar el momento, aquí los tengo.
Parece que tomar las cinco agujas para tejer calcetines me ha devuelto parte de mi calma. Ya os he dicho siempre que tejer calcetines es la labor más satisfactoria para mí y lo confirmo con cada nuevo par. 
Y esto ha sido empezar y acabar, en una semana los Summer Socks han vestido mis pies. ¿Qué os parecen? 
El año pasado no pude seguir nada del Reto 2014 de Irene, en su blog Things to Knit, pero me guardé el enlace para ponerme a calcetar sus patrones traducidos en cuanto tuviera ocasión. He seguido la técnica con la que aprendí y tan sólo, como siempre, he adaptado a mis cinco agujas el patrón en circulares que ella propone. E voilà!

Su color dorado me vuelve loca. Tiene un tono amarillo de oro viejo, un color espiga... Y sólo imaginar ese campo espigado: ¡calma total! 

Así como las trenzas me dan una pereza infinita, los calados me absorben y me conducen tan sólo a pensar en qué punto toca tejer. Por eso supongo que me fascinan, porque me abducen y se llevan todo lo demás. Todo está en contar, ya os digo siempre que ése es mi secreto.
Está siendo el verano de los calcetines. Terminado ya el par para el 46 de la casa  con una lana no especial para calcetines y en marcha los siguientes... pero ya os contaré. Pronto, muy prontito. Pensaréis que estoy loca con estos calores ponerme a tejer calcetines de lana, pero es un gustazo igualmente. ¿Cómo van vuestras agujas? ¡Aprovechad, que agosto pasa volando y vuelve la rutina! 

lunes, 3 de agosto de 2015

Historias inventadas

Siempre me ha impresionado pensar en la persona que hay detrás. Quién lució la ropa de segunda mano, quién abandonó el juego de café junto al contenedor, quién leyó los libros con nombre propio escrito a lápiz en la primera página, quién perdió un zapato, un solo zapato, quién habita tras esa ventana vestida de ganchillo... 
Por esas preguntas hago muchas de mis fotos, para no olvidar lo que me suscitaron cuando las vi, lo que imaginé entonces. Y fotografiar ventanas ha sido un delirio siempre para mí. Siempre. En este viaje no fue una excepción mi búsqueda de ellas y decidí que las recopilaría a partir de ahora. No quiero buscar años atrás todas "mis ventanas", serán estas, las nuevas. 
Me gustan las ventanas vestidas, las que han tenido un trabajo detrás. Una tejedora, bordadora o costurera que ha pensado en ellas y les ha dedicado su tiempo para dejarlas bonitas. Esas me gustan. Una ventana dice mucho de quién habita detrás. Mucho. Ventanas desnudas, vestidas, coloridas, con flores, con porticones de madera... Abiertas dejando pasar el aire, cerradas a cal y canto. 
De playa, de montaña o de ciudad. He decidido recopilarlas todas, cámara en mano, no perder ninguna e imaginar todas las historias que puedan esconder. ¿Lo habíais pensado antes? ¿Qué cuentan de vosotr@s vuestras ventanas? 

También hay ventanas con gatitos curiosos, que miran sin asustarse, que inspeccionan, que viven un poquito fuera de su hogar. No negaré que esas son las más bonitas para mí. Porque Obi también mira a través de nuestra ventana y sigue el vuelo de las cigüeñas como si fueran milagros. Si alguien le viera a través de ella seguro se enamoraría de su cara. Seguro.
Recuerdo los años que viví en una casa en qué veía a Obi en la ventana desde el final de la calle. Él cuando me avistaba a lo lejos maullaba tras el cristal. Me estaba esperando. Las ventanas cuentan mucho de nosotros, ya lo he dicho. 
Fotografiadlas y ¡enseñádmelas! Feliz semana.

Fotos en Castellar de n'Hug, Queralbs y Ribes de Freser.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips